grain-silo-420186_1280
industry-265031_1280
ragan-111600_1280 (1)
silo-56829_1280

Atmósferas Explosivas (ATEX)

 
 
 

Son muchas las actividades industriales en las que existen Atmósferas Explosivas debido a la naturaleza combustible de las sustancias que procesan manipulan o almacenan.

En estos lugares es necesario y obligatorio, por normativa de seguridad industrial y de seguridad laboral, analizar los emplazamientos en los que puedan existir Atmósferas Explosivas para determinar una clasificación de zonas en función del riesgo de producirse la Atmósfera Explosiva.

En función de la clasificación realizada se tomarán las correspondientes medidas de seguridad a la hora de adquirir el material eléctrico y no eléctrico, y a la hora de definir la protección de los trabajadores expuestos a los riesgos derivados de Atmósferas Explosivas.

La obligación de realizar las clasificaciones de las zonas donde puedan existir Atmósferas Peligrosas reside en la siguiente normativa:


R.D. 842/2002, de 2 de Agosto y R.D. 400/1996 de 1 de Marzo

Por una parte tenemos el D. 842/2002, de 2 de Agosto (Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión) el cual nos indica (en su ITC 29) que es obligatorio tener una clasificación de los emplazamientos donde se puedan producir Atmósferas Explosivas (esta instrucción se limita a los equipos e instalaciones eléctricas de baja tensión en Atmósferas Explosivas), y tenemos el R.D. 400/1996 de 1 de Marzo, por el que se dicta las disposiciones de aplicación de la Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo 94/9/CE, relativa a los aparatos y sistemas de protección para uso en Atmósferas potencialmente Explosivas.


Normativa de Seguridad Laboral

Por otra parte, la normativa de seguridad laboral, obliga a realizar la clasificación de zonas. Esta forma parte de un documento que se denomina Documento de Protección contra Explosiones, el cual debe de ser realizado por el empresario y tiene como objetivo principal, proteger a los trabajadores expuestos a los riesgos derivados de Atmósferas Explosivas.

El campo de aplicación de esta y las normativas indicadas anteriormente es muy amplio, ya que abarca cualquier emplazamiento en el que se fabriquen, procesen, manipulen, traten, utilicen o almacenen sustancias sólidas, líquidas o gaseosas, susceptibles de inflamarse, deflagrar, o explosionar, siendo sostenida la reacción por el aporte de oxígeno procedente del aire ambiente en que se encuentran.


Reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos

Otro Reglamento que obliga a la realización de la clasificación de zonas es el Reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos, el cual indica que en ciertos almacenamientos de líquidos inflamables y combustibles es necesario la clasificación de zonas en función de la capacidad y el punto de inflamación del líquido.



Normativa Aplicable


REAL DECRETO 681/2003, de 12 de Junio (que es la transposición a la legislación española de la Directiva 99/92/CE), sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores expuestos a los riesgos derivados de Atmósferas Explosivas en el lugar de trabajo.

Finalidad: Este Real Decreto tiene por objeto (en el marco de la Ley de 31/1995, de 8 de Noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales), establecer las disposiciones mínimas para la protección de la salud y seguridad de los trabajadores que pudieran verse expuestos a riesgos derivados de Atmósferas Explosivas en su lugar de trabajo.

Las disposiciones de este Real Decreto no serán de aplicación a:

  • Las áreas utilizadas directamente para el tratamiento médico de pacientes y durante dicho tratamiento.
  • La utilización reglamentaria de los aparatos de gas conforme a su normativa específica.
  • La fabricación, manipulación, utilización, almacenamiento y transporte de explosivos o sustancias químicamente inestables.
  • Las industrias extractivas por sondeos y las industrias extractivas a cielo abierto o subterráneas, tal como se definen en su normativa específica.
  • La utilización de medios de transporte terrestres, marítimo y aéreo, a los que se aplican las disposiciones correspondientes de convenios internacionales, así como la normativa mediante la que se da efecto a dichos convenios. No se excluirán los medios de transporte diseñados para su uso en una atmósfera potencialmente explosiva.


La ITC 29 de prescripciones particulares para las instalaciones eléctricas de los locales con riesgo de incendio o explosión del R.D. 842/2002, de 2 de Agosto (Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión) es la que obliga a tener una clasificación de los emplazamientos donde se puedan producir Atmósferas Explosivas.

En ella se especifican las reglas esenciales para el diseño, ejecución, explotación, mantenimiento y reparación de las instalaciones eléctricas en emplazamientos en los que existe riesgo de explosión o de incendio debido a la presencia de sustancias inflamables para que dichas instalaciones y sus equipos no puedan ser, dentro de límites razonables, la causa de inflamación de dichas sustancias.

Dentro del concepto de Atmósfera Explosiva, se considera cualquier emplazamiento en el que se fabriquen, procesen, manipulen, traten, utilicen o almacenen sustancias sólidas, líquidas o gaseosas, susceptibles de inflamarse, deflagrar, o explosionar, siendo sostenida la reacción por el aporte de oxígeno procedente del aire ambiente en que se encuentran.

Los equipos eléctricos y los sistemas de protección y sus componentes destinados a su empleo en emplazamientos comprendidos en el ámbito de esta instrucción, deberán cumplir las condiciones que se establecen en el R.D. 400/1996 de 1 de Marzo, por el que se dicta las disposiciones de aplicación de la Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo 94/9/CE, relativa a los aparatos y sistemas de protección para uso en Atmósferas potencialmente Explosivas.

Esta instrucción ITC 29 se limita a los equipos e instalaciones eléctricas de baja tensión en Atmósferas Explosivas y regula las instalaciones y equipos eléctricos ya que estas pueden generar posibles focos de ignición, bien por chispa, arco eléctrico o temperaturas superficiales elevadas, que pueden provocar la materialización del riesgo de incendio o explosión existente en este tipo de actividades; es por ello que estas instalaciones y equipos eléctricos deben ser especialmente diseñados según la clase y zona del emplazamiento donde estén instalados.


R.D. 400/1996 de 1 de Marzo, por el que se dicta las disposiciones de aplicación de la Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo 94/9/CE, relativa a los aparatos y sistemas de protección para uso en Atmósferas potencialmente Explosivas.

La Directiva Europea 94/9/CE sobre “Equipos y Sistemas de Protección previstos para su uso en Atmósferas Potencialmente Explosivas”, contempla los aspectos de diseño y construcción de aparatos y sistemas de protección para su uso en Atmósferas Potencialmente Explosivas.

Esta directiva entró en vigor el 1 de marzo de 1996, teniendo como propósito la eliminación de barreras comerciales dentro del Área Económica Europea. Esta directiva ha sido transpuesta al ordenamiento jurídico español, mediante el Real Decreto 400/1996, de 1 de Marzo.

EI citado Real Decreto es de aplicación a los aparatos y sistemas de protección para uso en Atmósferas potencialmente Explosivas. Se aplica, asimismo, a los dispositivos de seguridad, control y reglaje destinados a utilizarse fuera de Atmósferas potencialmente Explosivas, pero que son necesarios, o que contribuyen al funcionamiento seguro de los aparatos y sistemas de protección, en relación con los riesgos de explosión.


Otro Reglamento que obliga a la realización de la clasificación de zonas es el Reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos, el cual indica que en ciertos almacenamientos de líquidos inflamables y combustibles es necesario la clasificación de zonas en función de la capacidad y el punto de inflamación del líquido.



Definiciones

¿Qué es una Atmósfera Explosiva?

Se define como Atmósfera Explosiva a la mezcla con el aire (en condiciones atmosféricas normales) de sustancias inflamables en forma de gases, vapores, nieblas o polvos, en la que, tras una ignición, la combustión se propaga a la totalidad de la mezcla no quemada.


Atmósfera Potencialmente Explosiva

Atmósfera que puede convertirse en Explosiva debido a circunstancias locales y de funcionamiento.


Sustancia Inflamable

Sustancias en forma de gas, vapor, líquido, sólido o sus mezclas, que pueden provocar una reacción exotérmica en contacto con el aire tras el encendido.

Ignición

Proceso en el que una sustancia arde y se quema.


Área con peligro de Explosión 

Cualquier área en la que la Atmósfera puede ser Explosiva debido a las condiciones de ubicación y funcionamiento.


Tipos de Explosión:

Deflagración: La onda de presión avanza por delante del frente de llama normalmente a velocidad subsónica.

Detonación: La onda de presión avanza con el frente de llama a una velocidad supersónica. Es un modo muy severo de propagación de la explosión.

¿Cómo saber si una empresa está afectada por la normativa ATEX?

Estará afectada siempre que se encuentre en alguno de los siguientes casos:

Riesgo debido a gases, vapores o nieblas

  • Lugares donde se produzcan, almacenen, trabasen, manipulen o consuman líquidos inflamables.
  • Garajes y talleres de reparación de vehículos. Se excluyen los garajes de uso privado para 5 o menos vehículos.
  • Interior de cabinas de pintura donde se empleen sistemas de pulverización, y su entorno cercano, cuando se utilicen disolventes (salas de mezclas, almacenes de pinturas e disolventes, etc.).
  • Locales de extracción de grasas y aceites que empleen disolventes inflamables.
  • Locales con depósitos de líquidos inflamables abiertos o que se puedan abrir.
  • Zonas de lavanderías o tintorerías en las que se empleen líquidos inflamables.
  • Instalaciones donde se produzcan, manipulen, almacenen o consuman gases inflamables.
  • Salas de bombas y/o de compresores de líquidos e gases inflamables.
  • Estaciones de servicio.

Riesgo debido al polvo

  • Zonas de trabajo, manipulación y almacenamiento de la industria alimentaria que maneja grasa y derivados.
  • Zonas de trabajo y manipulación de industrias químicas e farmacéuticas en las que se produce polvo.
  • Emplazamientos de pulverización de carbón y los de su utilización posterior.
  • Plantas de coquización.
  • Plantas de producción de azufre.
  • Zonas de proceso, manipulación o empaquetado de polvos metálicos ligeros (Al, Mg, y otros).
  • Almacenes y muelles de expedición donde los materiales polvorientos se almacenan o manipulan a granel.
  • Zonas de tratamiento de textil como algodón, y otros.
  • Plantas de fabricación e procesado de fibras.
  • Plantas desmotadoras de algodón.
  • Plantas de procesado de lino.
  • Talleres de confección.
  • Industrias de procesado da madeira.



Contacte con nosotros para más información